Adaptative-Backup-and-Recovery-Suite

Con el aumento en la complejidad de las infraestructuras TIC de las empresas se abre un increíble conjunto de nuevas posibilidades, pero también crece la carga de trabajo que se genera para mantener todo funcionando de la manera adecuada.

Y es que ya no hablamos de administrar unos pocos sistemas, que prestan tres o cuatro servicios concretos y sobre los que tenemos todo el control. La transformación digital se asienta en la virtualización, la nube, entornos complejos, etcétera, y todo lo relacionado con su gestión nos obliga a tener, en ocasiones, mil ojos y mil manos, para asegurarnos de que todo funciona como es debido, y a no descuidar la seguridad.

Un punto evidente de esta nueva complejidad lo encontramos en las copias de seguridad. Lejos quedan ya los tiempos en los que, simplemente, replicábamos el contenido de un soporte a otro de manera periódica, asegurándonos así de que, en caso de cualquier problema, podríamos recuperar los datos con un proceso de restauración sencillo e inmediato. Ahora, aunque seguimos hablando de centros de datos, estos ya no solo gestionan información, sino también máquinas virtuales, mil y un servicios, conexiones con soluciones Cloud… Las soluciones que empleábamos antes, ahora ya no son suficientes.

Muy conscientes de ello, Hewlett Packard Enterprise ha anunciado una completa revisión de su Adaptative Backup and Recovery Suite (ABR), un completo catálogo de soluciones compuesto por HPE Data ProtectorHPE Backup NavigatorHPE Storage Optimizer y VM Explorer, gracias al cual es posible asegurar, de una manera sencilla y, rápida y fiable, no solo los activos digitales, es decir, los datos, sino también los elementos sobre los que estos se asientan, como las máquinas virtuales en las que se están ejecutando los servicios. De esta manera, podremos tener la seguridad de que todo está asegurado frente a una posible pérdida de datos, fallo en algún servidor, etcétera.

Las ventajas de la suite

Una de las principales ventajas de HPE ABR Suite es que, al estar diseñada para entornos complejos, han tenido muy en cuenta la importancia de crear un entorno unificado de gestión, es decir, que todo lo relacionado con las copias de seguridad se pueda administrar desde un único entorno, que además “entienda” las conexiones entre los diferentes elementos y que, de esta manera, facilite a los responsables todas las tareas relacionadas con la realización de las copias de seguridad y, si es necesario, de la restauración de aquello asegurado de una manera rápida y sencilla.

Y es que, en esos casos, una gestión compleja puede provocar que una copia de seguridad no se realice de manera adecuada y/o cometer un error durante la restauración puede tener unas consecuencias catastróficas. Para que nos podamos hacer una idea, según un estudio realizado por la consultora IDC, el coste medio para una organización, por cada hora de caída de servicio, es de 100.000 dólares.

Un elemento clave de las actualizaciones de los diferentes elementos de HPE ABR Suite es, sin duda, la mejora en la seguridad en las comunicaciones entre todos los sistemas responsables de la protección de datos. De esta manera, se evita el riesgo de ataques que intenten obtener acceso a los datos durante las operaciones de copia de seguridad y de restauración.

Además, se ha conseguido que el proceso de cifrado y descifrado de datos, pese a su alto nivel de seguridad, solo genere una mínima carga de trabajo, evitando de este modo que todas las operaciones se vean ralentizadas por esta mejora en la seguridad. También se han establecido nuevos sistemas para establecer pares seguros, actualizaciones push (iniciadas de manera automática desde el servidor, asegurando que todos los sistemas están siempre actualizados), mejoras en los sistemas de autenticación, etcétera, para “blindar” al máximo los procesos.

Por último, se ha rediseñado por completo la interfaz web del sistema, dotándola de nuevas herramientas y funciones como un dashboard más completo, gestión completa de tareas programadas, sistemas telemétricos para llevar un control completo del estado de los elementos de la infraestructura de manera automática, posibilidad de configurar todo tipo de alertas para prevenir riesgos antes de que se produzcan y un largo etcétera de avances, destinados a hacer más sencillo todo el proceso de gestión, ofreciendo más posibilidades a los administradores de los sistemas.

Fuente: Muy Computer Pro