Se trata de la técnica más usada para el robo de información personal, credenciales de acceso a servicios online o información bancaria. Su funcionamiento se basa en envío de emails u otro tipo de mensajes suplantando la identidad de algún servicio o empresa conocido para que la víctima acceda a una página fraudulenta que simula ser la legítima. La finalidad es que el usuario introduzca todo tipo de información para que el ciberdelincuente pueda contar con ella.

  1. Si recibes un archivo adjunto por email de alguien desconocido, o aun siendo conocido te resulta sospechoso, elimínalo directamente y / o contrasta la información con el contacto antes de proceder a abrirlo. En cualquier caso, analízalo siempre con un antivirus antes de abrirlo para evitar una posible infección.
  2. De igual modo, evita hacer clic en enlaces que te llegan al correo electrónico o por mensajería instantánea. Si necesitas acceder a un servicio conocido, hazlo escribiendo la dirección directamente en el navegador.
  3. Sospecha de aquellos correos que presenten una escritura incorrecta o faltas gramaticales y de ortografía, también si tienen un tono impersonal comenzando los mensajes con un “Hola amigo” o “Estimado cliente”.
  4. La urgencia es parte fundamental de los mensajes de tipo phishing, generalmente siempre se piden hacer algo de manera inmediata. Es un indicio a tener en cuenta.
  5. Si detectas un email de tipo phishing, avisa a tus contactos para que no caigan en el engaño.

Los falsos préstamos

La existencia y uso de las redes sociales permite a estos ciberdelincuentes, los que ofrecen supuestamente préstamos de dinero a bajo interés, anunciarse en cualquier perfil y llegar a una gran cantidad de personas a través de la viralización de sus anuncios. También puedes encontrarlos en foros, comentarios de artículos o en mensajes de correo electrónico.

Harán uso de la desesperación de la gente por obtener un crédito para intentar estafar y obtener un rédito económico o para hacerse con información personal de sus víctimas.

Las principales características que ofrecen este tipo de préstamos son las siguientes:

  1. Ofrecen grandes cantidades de dinero a un interés inusualmente bajo.
  2. Hacen uso de cuentas de correo gratuitas para los trámites y no trabajan nunca bajo una empresa reconocida o de prestigio.
  3. Siempre piden dinero por adelantado, normalmente alegando gastos de gestión.
  4. Piden hacer los envíos de los pagos a través de Western Union o MoneyGram o transferencias a bancos extranjeros.

Para no caer en este tipo de engaños, recomendamos acudir a entidades de confianza u oficiales de crédito. También hacer búsquedas activas por Internet, los resultados te puedan dar pistas sobre si se está ante un fraude o no.

Fuente: OSI